Kalamazoo

Escuelas de Kalamazoo dicen estar listos para ayudar a los jóvenes hispanos a regresar a clases

To read this story in English click here.

 
Este artículo es parte de la serie de regreso a clases de Southwest Michigan Journalism Collaborative, organizada por la Kalamazoo Community Foundation y traducida y publicada por New / Nueva Opinion y Southwest Michigan's Second Wave como miembros de SW MI Journalism Collaborative. Esta historia apareció originalmente en Nueva / Nueva Opinión.

Defensores y educadores dicen que han estado trabajando duro para ayudar a los estudiantes latinos - junto con todos los demás estudiantes - a aprender y prosperar a medida que las escuelas cambian el aprendizaje en línea a la instrucción en persona a tiempo completo.

Desde la revisión del plan de estudios hasta la asistencia de tutores, e incluso los sistemas de apoyo socio-emocional, se han incorporado formas de reforzar el aprendizaje de los estudiantes en los planes del distrito de las Escuelas Públicas de Kalamazoo para tratar de asegurar que los estudiantes latinos sigan sus lecciones y tengan éxito académico mientras todos tratan de superar la pandemia del COVID-19.

La comunicación es la clave, dice Irving Quintero, coordinador de la Academia Azteca en El Concilio. Dice que es necesaria para ayudar a muchas familias a adaptarse a los sistemas escolares, al idioma inglés y a la nueva tecnología.

“Algunas de nuestras personas latinas todavía están tratando de ajustarse al sistema de cómo funcionan las escuelas aquí”, dice Quintero. “Entonces, de repente, (las escuelas) se volvieron virtuales. Así que el propio sistema es un problema”.

Y añade: “Muchos de los miembros de nuestra comunidad no son expertos en tecnología. ... Así que puede que sepan cómo usar Facebook, pero no van a saber cómo usar Zoom”.

El Concilio es una organización sin ánimo de lucro con 40 años de antigüedad (antes el Concilio Hispano Americano de Kalamazoo) que ofrece apoyo educativo y socioeconómico a los miembros de la comunidad latina en su empeño por prepararlos para ser autosuficientes, preservar su identidad cultural y prosperar en la comunidad en general.
Irving Quintero, coordinador de la Academia Azteca. Photo by Lucinda Mosquera- New/Nueva Opinion
Quintero dice que el 95% de las personas que atiende no tienen una cuenta de correo electrónico. Así que El Concilio está dispuesto a ayudar. Intenta enseñarles cómo acceder al sistema de información de la escuela, cómo encontrar las clases de sus hijos, cómo buscar sus notas y cómo contactar con los profesores. Puede actuar como intermediario entre el sistema escolar y una familia cuando un estudiante ha estropeado un ordenador Chromebook suministrado por la escuela, por ejemplo. Puede prestar un Chromebook a una familia mientras ayuda a reparar el ordenador original.

Antes de que COVID-19 provocara el cierre de empresas y escuelas, muchas familias de la comunidad latina habían tenido dificultades para entender el sistema educativo estadounidense, afirman Quintero y otros. Alrededor del 70% de las personas a las que ayuda El Concilio son nuevas en Estados Unidos, dice, y algunas necesitan que sus hijos les traduzcan del inglés al español. Y hay diferencias entre las escuelas a las que algunos de ellos han asistido en sus países de origen y a las de Estados Unidos. En países como México, por ejemplo, las calificaciones no son A, B y C. Un 10 puede ser el equivalente a un A y un 9 puede ser el equivalente a un B. Al mismo tiempo, los padres tienen que adaptarse a la situación de combinar el trabajo y llevar y traer a sus hijos pequeños a la escuela.

Quintero dice que muchos profesores se esfuerzan por manejar clases numerosas. “Si a eso le añadimos que un niño tiene dificultades, ellos (los profesores) no pueden comunicarse con los padres”, dice Quintero. “Así que a veces no hacen ese esfuerzo adicional porque ya les resulta difícil comunicarse con los padres que SÍ hablan el idioma y SÍ entienden el sistema”.

Dra. Natalie Wilson, directora de la Escuela Primaria El Sol. Foto proveída por KPSAunque el aprendizaje a distancia ha sido una lucha para algunos estudiantes, la Dra. Natalie Wilson, directora de la Escuela Primaria El Sol, dice que no hay razón para suponer que a muchos estudiantes les va mal. A muchos les ha ido muy bien con el contacto individualizado que han recibido en línea de los profesores.

Ubicada en el 604 de la calle Vine, El Sol es la única escuela de inmersión en español del distrito. Aproximadamente la mitad de sus 352 alumnos son nativos de inglés y la otra mitad de español.

Wilson dice que en la enseñanza virtual no todo ha sido negativo. Este ha sido un año en el que los profesores han tenido más tiempo individualizado y en pequeños grupos para abordar las deficiencias de habilidades específicas “hasta el punto de que los niños que tenían déficits al llegar, debido al amplio tiempo individualizado que tuvieron a través de la instrucción virtual, realmente cerraron algunas brechas de habilidades. Y eso fue una especie de sorpresa, una consecuencia positiva no intencionada de la instrucción virtual”.

Cuando un profesor quiere reunirse con tres niños en un aula normal, por ejemplo, tiene que confiar en que los otros 20 jóvenes están haciendo lo que se supone que deben hacer, dice Wilson. “Mientras que, con la enseñanza virtual, tenían su grupo (grande) por la mañana y luego por la tarde eran todos grupos pequeños, sin distracciones”, dice Wilson.

Teniendo 24 semanas de embarazo, Celeste se preguntaba si debería vacunarse o esperar hasta que naciera su bebé. Después de hablar con varios doctores y enterarse de que las mujeres embarazadas se encuentran en alto riesgo de enfermarse severamente del COVID-19, decidió que la vacuna era la mejor manera de protegerse y proteger a su bebé. Ella espera poder tener reuniones familiares en donde todos quienes se encuentren vacunados puedan conocer al nuevo integrante de la familia de manera segura.

La seguridad de las vacunas ha sido probada y los doctores confían en ella. Terminemos con la pandemia.

“Eso fue especialmente útil para nuestros niños de ESL (inglés como segunda lengua)”.
Geoffrey Howe, director Del Título I, Mejora Escolar y Evaluaciones de las Escuelas Públicas de Kalamazoo. Foto proveída por KPS
Al preguntarle cuántos profesores de educación bilingüe tienen las Escuelas Públicas de Kalamazoo, Geoffrey Howe dice que tiene entre 24 y 30 empleados que se dedican a apoyar a los estudiantes de ESL (inglés como segunda lengua). Eso incluye el apoyo al árabe y otros idiomas, además del español, dice.

Howe es director Del Título I, Mejora Escolar y Evaluaciones de las Escuelas Públicas de Kalamazoo.

“Como distrito tenemos un par de docenas de personas -en un tiempo normal- que están designadas para trabajar con la población de inglés como segunda lengua”, dice. “Así que tenemos profesores que son profesores de ESL asignados a todos nuestros centros de ESL. Hay entre 6 y 10 edificios con personal designado para el aprendizaje de inglés como segunda lengua. Tenemos personal itinerante que está entre edificios que no son centros de ESL. Y luego tenemos personal paraprofesional que apoya también en cada uno de esos centros de ESL y también en nuestro edificio que no son centros de ESL”.

El director Wilson dice que una persona que tiene habilidades en la instrucción de ESL no necesariamente tiene que ser bilingüe. “Así que tenemos maestros en todo el distrito que tienen certificaciones en inglés como segundo idioma y maestrías en TESOL, que es la enseñanza de inglés a hablantes de otros idiomas”, dice. “No tienes que hablar necesariamente la lengua materna del niño al que apoyas para poder apoyarlo”.

Según Howe, el distrito escolar ha seguido involucrando a los estudiantes este verano con su Programa de Preparación para la Escuela, un programa de escuela de verano que espera atender a entre 2.000 y 3.000 estudiantes este año. “Eso es el doble de lo que suele ser”, dice Howe.

Los participantes en el programa presencial son estudiantes que fueron recomendados por los profesores para recibir ayuda adicional. Los educadores esperan que la participación ayude a esos estudiantes a retomar el camino a tiempo para las clases de otoño.

“Donde sabemos que los niños han tenido dificultades, es cuando las familias han batallado para mantenerse conectadas, cuando las condiciones se prestan a una asistencia inconsistente”, dice Howe.
Adrián Vázquez, director ejecutivo de El Concilio e Irving Quintero, coordinador de la Academia Azteca. Foto: Lucinda Mosquera- New/Nueva Opinion
Adrián Vázquez, director ejecutivo de El Concilio, dice que mucha gente de la comunidad latina perdió sus trabajos o ganó menos dinero durante el cierre de COVID. El Concilio, que se ubica en 930 Lake St, parte del antiguo edificio de la escuela católica St. Joseph, estuvo cerrado y su personal trabajó desde su casa desde la primavera de 2020 hasta finales de junio de 2021. Vázquez dice que alrededor del 70 por ciento de los servicios que proporcionan son servicios en persona, como traducciones, consultas y ayuda con documentos. Los ocho programas principales de la organización no pudieron ser ofrecidos, incluyendo la tutoría extracurricular para niños, la danza folclórica, el fútbol juvenil, la clase de español como segunda lengua para profesionales, el inglés como segunda lengua para adultos latinos/ hispanos y Niñas Del Corazón, un programa extracurricular que apoya a niñas latinas de 8 a 15 años.

“Todos estos fueron cerrados hasta que tuvimos una mejor idea de cómo continuarlos virtualmente”, dice Vázquez.

Ahora, la Academia Azteca de El Concilio, un centro de aprendizaje que incluye un programa extraescolar y sesiones de tutoría de 90 minutos para los jóvenes durante el año escolar, va a reanudarse. Durante el verano se ha sustituido por Science-to-Go, un programa de ciencias, matemáticas, lectura y tecnología que ofrece un proyecto o actividad en una caja que los padres recogen y hacen completar a sus hijos.

Para ayudar en el seguimiento del progreso académico de KPS, los estudiantes deben haber completado las pruebas de evaluación de fin de curso para el año académico 202021, dice Howe. Así que los maestros saben dónde están esos estudiantes. Para aquellos jóvenes que no lo hicieron, dice, “Estamos mirando cosas como la asistencia. Nos fijamos en las notas de los cursos. Los profesores individualmente hacen evaluaciones en el aula como siempre lo han hecho. Hay una serie de herramientas para supervisar el progreso”.

Dice que el distrito trata de determinar el rendimiento de un estudiante basándose en estándares académicos específicos y resultados académicos “y nuestros profesores están haciendo un gran trabajo de seguimiento”.

Mientras tanto, dice, “seguimos haciendo boletines de notas. Seguimos realizando reuniones de padres y profesores. Ofrecemos el MSTEP (Michigan Student Test of Academic Progress) como todos los años. Hacemos la evaluación de matemáticas de la NWEA (Northwest Evaluation Association). Así que todavía tenemos un montón de parámetros internos que miramos tal vez un poco diferente este año debido a las condiciones de las pruebas. Pero creemos que tenemos una idea bastante clara de dónde están los alumnos y de cómo ha evolucionado su rendimiento académico a lo largo del año”. ¿Qué hay disponible para ayudar a los jóvenes estudiantes durante el próximo año escolar?

“Vamos a vigilar de cerca a todos los niños”, dice Howe. Las escuelas vigilarán en qué punto se encuentran los estudiantes en cuanto a su readaptación social, utilizando una subvención que ha recibido de la Fundación Stryker-Johnston para apoyos socioemocionales.

“Tendremos apoyos de tutoría de amplio alcance disponibles para los estudiantes”, dice. “Estamos reestructurando algunas partes de nuestro plan de estudios. Estamos reescribiendo partes de nuestro plan de estudios para incorporar tiempo intencionado para reforzar los aspectos en los que los niños pueden tener lagunas de aprendizaje. Hemos identificado lugares en cada área de contenido básico donde los niños van a tener intervención y ampliación basada en lo que necesitan para avanzar y progresar.”

Cuando se le pregunta qué necesitan los estudiantes latinos, Quintero dice: “Necesitamos una mejor red de seguridad para que no caigan en las grietas y los agujeros que tiene el sistema educativo.” Recomienda que los profesores tengan un acceso más fácil a los intérpretes bilingües. El Concilio se esfuerza por ser un vínculo culturalmente sensible entre los padres y los profesores y las escuelas.

Aunque reconoce el trabajo realizado por las escuelas, Vázquez dice: “Hay muchas cosas que pasan, pero hay que entender la cultura. Hay que entender la comunidad de la que vienen”.

Se podrían evitar grandes problemas si se permitiera al personal y a los voluntarios de El Concilio ayudar a facilitar la comunicación entre las escuelas y los padres latinos, dice Vázquez. Pero Howe dice que las normas relativas a la privacidad de los estudiantes son un obstáculo. Las escuelas no pueden comunicarse directamente con nadie sobre un estudiante a menos que tengan una autorización de la familia de ese estudiante.

Howe insta a los padres a buscar un nuevo plan integral de aceleración que KPS está trabajando para poner en marcha. Se espera que sea un “plan integral sobre cómo esperamos avanzar como distrito y asegurarnos de que se satisfagan las necesidades de todos los niños”, dice. “Tiene una serie de apoyos académicos, sociales, emocionales, de comportamiento, de ambiente y culturales destinados a conseguir y mantener a los niños en el buen camino”.  

“Su misión”, dice, “es hacer avanzar a los estudiantes y a las familias para apoyar sus necesidades académicas, sociales y emocionales, avanzando mientras volvemos a la escuela en persona tras el COVID”.

Artículo de Al Jones, escritor independiente que ha trabajado durante muchos años como reportero, editor y columnista. Es el editor de proyectos de On the Ground Kalamazoo de Second Wave Media. 

Read more articles by Al Jones.

Al Jones is a freelance writer who has worked for many years as a reporter, editor, and columnist. He is the Project Editor for On the Ground Kalamazoo.