Battle Creek

Familias Hispanas, una de las prioridades de las BCPS en el regreso a clases

To read this story in English click here.
Artículo de Jane Simons, editora de proyectos de On the Ground Battle Creek de Second Wave Media. Este artículo forma parte de la serie de regreso a la escuela de la Colaboración de Periodismo del Suroeste de Michigan, organizado por la Kalamazoo Community Foundation y es traducido y publicado por New/Nueva Opinion como miembro del SW MI Journalism Collaborative.

BATTLE CREEK, MI - A principios de este año, las Escuelas Públicas de Battle Creek se convirtieron en uno de los dos distritos escolares de Michigan que ofrecen interpretación en español en tiempo real de sus reuniones del consejo escolar.

José Orozco, director ejecutivo de Voces, dice que la decisión de ofrecer la interpretación simultánea fue un poco de riesgo para BCPS porque no sabían si las familias de habla hispana se presentarían, pero lo hicieron y dice que este es otro ejemplo de la forma en que el distrito escolar está continuando su compromiso con los estudiantes y los padres de la comunidad Latinx.

“Las familias de habla hispana estaban saltando a Zoom. Se presentaron, así que sabemos que el interés está ahí”, dice Orozco. “Detroit era el único otro distrito escolar que conocemos que está ofreciendo traducción simultánea. Es muy importante que BCPS haya dado prioridad a este tema desde el principio. Me dice que sí quieren escuchar a nuestra comunidad”.

Catherine LaValley, presidenta del Consejo Escolar de BCPS, dice que se sorprendió al saber que tan pocos distritos escolares están ofreciendo servicios de traducción como éste.

“Espero que nuestra comunidad hispana haya salido ganando con esto. Es una nueva experiencia de aprendizaje para todos nosotros”, dice. “Creo que envía el mensaje de que los vemos y los escuchamos. Se trata de hacer lo mejor que podamos para proporcionar mensajes y comunicaciones que las familias hispanas aprendan y aprovechen.”

Esfuerzos como éste se remontan a una declaración de equidad redactada hace cinco años por BCPS que destaca el compromiso del distrito escolar de garantizar que cada uno de sus estudiantes reciba una educación de alta calidad, dice LaValley.

“En BCPS, tenemos una declaración de equidad que incluye la afirmación de que ‘todos los niños aprenderán’. Hicimos esa declaración porque queremos desmontar los sistemas que pueden impedir que los estudiantes aprendan”, dice. “Hemos trabajado con el Proyecto Nacional de Equidad https://www. nationalequityproject.org/ y Truth & Titus aquí en Battle Creek. Han sido fundamentales para proporcionar desarrollo profesional y mantener conversaciones con los miembros de nuestro personal.”

Dra. Kim Carter, Superintendente del Distrito de las Escuelas Públicas de Battle Creek Las relaciones con estas organizaciones están entre las oportunidades de aprendizaje que llevaron a la contratación de un coordinador de ELL (English Language Learner) a tiempo completo a nivel de distrito “para asegurarse de que todos los profesores de ELL tienen la formación y los recursos que necesitan, dice la superintendente de BCPS Kimberly Carter. Este coordinador, dice, “supervisará a todos los tutores de ELL para asegurarse de que los estudiantes tengan éxito”.

Actualmente, BCPS cuenta con cinco profesores de ELL a tiempo completo y ocho tutores de ELL.

“Ahora mismo estamos buscando más personal bilingüe para el próximo año escolar”, dice Carter.

Fortalecer las conexiones con las familias

Aunque no era algo nuevo, Carter dice que atravesar un año escolar en medio de una pandemia reforzó la importancia de las relaciones y las conexiones para asegurarse de que todas las familias y los estudiantes estén conectados personalmente con las escuelas y sepan cómo acceder a los apoyos y recursos.

Italo Ortiz-Sosa fue uno de los miles de estudiantes del sistema de Escuelas Públicas de Battle Creek que tuvo que cambiar rápidamente su forma de aprender cuando la pandemia cerró su escuela.

Pasó de estar rodeado de otros estudiantes en la Northwestern Middle School a encerrarse en su dormitorio en el piso de arriba o a trabajar en una mesa cerca de la cocina y la sala de estar en la planta principal de la casa de su familia.

“Fue divertido, pero un poco molesto, porque estaba en casa”, dice Italo, de 13 años, que será estudiante de primer año en la Battle Creek Central High School. “Al principio tuvimos problemas con la tecnología porque no sabíamos cómo utilizarla, pero luego preguntamos a los profesores y todo fue bien. Siempre podíamos llamar a alguien”.

Su madre confiaba en Italo o en su otra hija para que la ayudaran a encontrar información relacionada con la escuela, incluidas las reuniones de padres y profesores.

“Para los padres en nuestra cultura ese contacto personal es muy importante y que las escuelas no puedan hacer reuniones de padres y profesores en persona o conectar una cara con un nombre fue duro para nuestros padres”, dice Orozco. “Pedirles que se conectaran a una reunión de padres y profesores a través de Zoom iba a ser difícil para los padres a través de un ordenador. La escuela interpreta eso como ‘a papá y mamá no les importa porque no se presentaron’”.

Ante este escenario, dice, “se puede entender por qué algunas escuelas piensan que los padres no están comprometidos con el aprendizaje”.

Al cambio a lo virtual se sumó una Universidad de Padres que cubrió temas como el acceso a recursos y formas de involucrarse con las escuelas. También hay un Consejo Consultivo de Padres Latinos.

Carter dice que entiende que “muchas de estas familias no se sienten cómodas en un entorno virtual. Esperamos traerlas al Laboratorio de Informática para mostrarles cosas como el acceso a las calificaciones de sus estudiantes. Queremos servir de modelo y mostrar a las familias. Hay clases reales a lo largo del año escolar a las que los padres pueden apuntarse”.

BCPS también ofrecerá algunos cursos de la Universidad de Padres específicos para las familias latinas y otro conjunto de cursos específicos para las familias birmanas. Entre los temas que se tratarán: ayudar a las familias a entender las calificaciones de sus hijos, cómo involucrarse, cómo ayudar a sus estudiantes con las tareas escolares, y la oportunidad de acceder a audiolibros gratuitos en la Biblioteca Willard, que es útil para los estudiantes que no tienen a alguien que lea con fluidez en el hogar.

“Probaremos muchas estrategias diferentes porque queremos asegurarnos de que cada individuo obtenga lo que necesita”, dice Carter. “Una de las lecciones importantes en relación con los estudiantes latinos y birmanos es la asociación con estas comunidades. Nos asociamos con el Centro Birmano para ofrecer más opciones extraescolares que las que ofrecía el distrito. VOCES también estaba llevando a cabo un programa de verano y tuvimos muchas conversaciones sobre cómo reclutar estudiantes para eso también”.

Dra. Kim Carter, Superintendente del Distrito de las Escuelas Públicas de Battle Creek Además de las conversaciones sobre las formas de conseguir que más estudiantes participen, Orozco dice que Carter ayudó a asegurar el acceso a la tecnología para el Programa de Aprendizaje de Verano que era predominantemente virtual.

“Teníamos que ver quién tenía qué dispositivos y preguntábamos a los hogares si tenían ordenadores y si esos ordenadores pertenecían a las escuelas”, dice. “Le pregunté a la Dra. Carter si al distrito le parecería bien no recoger esos ordenadores después del curso escolar y le expliqué que los niños necesitan usarlos. Ella dijo: ‘No recogeremos los dispositivos este verano y eso nos ayudó a cumplir con nuestras obligaciones del programa’. Se resolvió rápidamente y mantuvo a nuestros niños entusiasmados con el aprendizaje porque la comunidad y las escuelas los apoyaban”.

Orozco dice que las conversaciones entre Voces y BCPS son “constantes”. A principios de esta semana tuvo una discusión con el director de Educación de Adultos de BCPS sobre cómo podrían trabajar juntos en las clases de ELL para adultos Latinx.

“Ellos imparten clases de EL y nosotros también. Ellos tienen números bajos y nosotros tenemos números relativamente bajos”, dice Orozco. “Estamos entrando de puntillas en esta relación y buscando formas de que nuestra comunidad apoye realmente a las familias de forma integral y creo que BCPS lo está haciendo. El distrito está mirando a la unidad familiar cuando una familia entera necesita ser apoyada. Voces tiene estas relaciones y ahí es donde se ve que sucede algo de esa magia porque nos ayudamos mutuamente y no nos preocupamos por pisarnos unos a otros”.

Carter dice que la principal barrera en todos los distritos escolares es la del idioma.

“Seguiremos proporcionando apoyo y servicios a los estudiantes y eso supone un reto en la comunicación con las familias para asegurarnos de que acceden a los recursos y a las comunicaciones”, dice. “Nos aseguraremos de estar comunicando y recibiendo información con regularidad y de responder cuando tengamos preguntas de los padres latinos”.

Los mayores desafíos en un nuevo año escolar

Orozco dice que cree que abordar los problemas de salud mental con los estudiantes Latinx de todas las edades será el mayor desafío cuando la escuela comience el 25 de agosto.

“Cuando comenzó la pandemia, hablamos de quiénes eran los más afectados y quiénes lo sentirían más”, dice.

Aunque habrá quien no esté de acuerdo con él, dice: “Un sector de nuestra comunidad que lo ha sentido más es la gente que no está documentada y no tiene acceso a los recursos del gobierno. Mamá y papá están viendo esa incertidumbre de poner comida en la mesa. Sólo puedo imaginar las conversaciones para satisfacer esas necesidades básicas. También es el momento de conseguir ropa nueva o material escolar y muchas de estas familias pueden estar luchando para conseguir comida en la mesa”.

La preocupación por satisfacer las necesidades básicas ha sido más aguda para estos adultos y esas preocupaciones también las sienten sus hijos, dice Orozco.

“Gran parte de nuestra comunidad eran los trabajadores esenciales, a veces trabajando de forma no oficial, por lo que mamá y papá tenían que arriesgar bastante para ponerse en camino e ir a trabajar”, dice. “Para ellos, no había estímulos ni más entradas”.

Orozco dice que entiende las presiones que tienen los administradores de las escuelas para que los estudiantes logren los resultados de las pruebas que pide el estado de Michigan, pero dice que, si no se atiende su salud mental, esto será un reto aún mayor.

“Por mucho que quieran dar prioridad a lo académico, si su salud mental no es buena va a ser una batalla cuesta arriba”, dice. “¿Va a haber pausas para la salud mental o ejercicios disponibles conscientes como el yoga?”.

LaValley dice que el número de consejeros de salud mental que ya están en BCPS aumentará a través de la financiación estatal designada para poner más profesionales de la salud mental en las escuelas de todo el estado.

“Las presiones de COVID y el aislamiento que creó han tenido algún impacto en la salud mental de nuestros niños”, dice LaValley. “Lo que hemos descubierto es que nuestros estudiantes son resistentes, pero queremos ofrecer ese apoyo en los casos en que sea necesario”.

Salir de un año escolar como ninguno que estos estudiantes y padres hayan experimentado requerirá un enfoque en lo académico, así como en el bienestar mental, dice Orozco.

“Vamos a practicar la bondad con nuestra comunidad en su conjunto”, dice. “Vamos a tener que asegurarnos de que la salud de nuestros hijos, no sólo la física, sea sólida”.

Read more articles by Jane Simons.

Jane Simons is a freelance reporter and writer with more than 20 years of experience and also is the owner of In So Many Words based in Battle Creek. She is the Project Editor for On the Ground Battle Creek.